Las otras habilidades de CrossFit

Las otras 7 habilidades de CrossFit

Hace un par de meses hablábamos de las 10 habilidades que se trabajan en CrossFit. Lo recordamos:

Las habilidades orgánicas son la resistencia cardiovascular, resistencia muscular, la fuerza y la flexibilidad. Las habilidades neurológicas son la coordinación, precisión, agilidad y equilibrio. Y, por último, están las que aúnan los dos ámbitos: potencia y velocidad. En total, son 10.

Pero hay más habilidades que también se trabajan en un box de CrossFit, y no te han contado. Son las habilidades emocionales. En Heim CrossFit entendemos la salud como un todo, que no se limita a la parte física, y es que la parte mental es un área súmamente importante.

Porque si tienes una RM de 100kg en Back Squat, pero has discutido con tu pareja, cuando tu coach te pida llegar a ese peso, ¿crees que podrás? Seguramente, no.

Nuestros pensamientos y emociones afectan nuestra capacidad de entrenamiento, y obviarlo (o incluso negarlo) sería un tremendo error.

Las 7 habilidades emocionales que se trabajan en CrossFit

 

Trabajo en equipo

Si algo caracteriza CrossFit, más allá de su facilidad para escalar o adaptar ejercicios, es su componente social. Esto engancha desde el primer minuto. En CrossFit entrenamos de manera individual y por equipos, y esto nos brinda la oportunidad de mejorar como compañeros. Hay quien le gusta entrenar siempre por su cuenta, y hay quien suele preferir entrenar con otra persona, quizás porque das un poco más de ti, o porque tiras de tu pareja o equipo.

En CrossFit aprendes a entrenar en equipo, sin menospreciar a tus compañeros, sin sentirte de menos. Animando, ayudando, y pidiendo ayuda.

Cuando peleas un WOD, ves que a tu alrededor alguien te anima. Cuando te cuesta llegar a la barra en una dominada, alguien alarga la barbilla contigo. Cuando te cuesta levantar tu peso, alguien dobla las rodillas contigo.

Y cuando todo esto le cuesta a otra persona, eres tú ese alguien. Sí, la empatía y el trabajo en equipo van ligados.

 

Resiliencia

¿Qué es esto? Según la Wikipedia:

“La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas”.

En CrossFit te encontrarás WOD con ejercicios que te encantan, y otros que no disfrutas tanto. Entrenar aquello que no te gusta, o incluso que te cuesta, mejorará tu resiliencia en tu vida diaria.

Y vamos más allá, y es que mejorará tu capacidad de sufrimiento o, mejor dicho, tu capacidad de pelear cada entrenamiento, cada obstáculo sin rendirte.

De esta manera, aumentas tu zona de confort, amplías tus límites.

 

Competitividad

Tanto para arriba como para abajo.

Hay quien trae la competitividad por las nubes, y desea ganar por encima de todo… Bueno, en este caso, los WOD de CrossFit ayudan a calibrar esta competitividad, y es que no todo vale. Y aquí no hay lugar para los que buscan el tiempo más bajo en la pizarra, si no tienen en cuenta la técnica, los compañeros o los estándares de movimiento.

Es decir: ¿de qué sirve hacerlo más rápido que nadie… si no rompes paralelo?

En el otro extremo, también ayuda a personas que tienen cero competitividad. Y es que ese “pique sano” te ayuda a querer mejorar, a marcarte pequeños objetivos que te motivan y te permiten avanzar. Como seres humanos, estamos programados para funcionar mejor cuando tenemos un objetivo y un plan que seguir.

 

Humildad

Si trabajas en equipo, si desarrollas la resiliencia, te darás cuenta que todavía queda mucho por aprender. Según pasa el tiempo y entrenas CrossFit, descubres que siempre hay algo que mejorar, siempre hay algo que trabajar.

Cuando dominas un movimiento, te queda otro por aprender.

La vida es aprendizaje, y el entrenamiento es un proceso completo.

Puede que en un inicio esto te lleve a la frustración. Pronto descubrirás que este sentimiento no te permite avanzar, y la competitividad sana, junto con un ego humilde, serán tu motor para seguir trabajando.

 

Empatía

En un entrenamiento como CrossFit, resulta casi imposible no desarrollar la capacidad de empatizar con otras personas. Cuando llevas un tiempo entrenando CrossFit, ya sean dos semanas o dos años, y viene  una persona nueva a tu clase, te resultará cada vez más natural ponerte en su lugar, y ayudarle a comprender los ejercicios, ayudarle con los errores más comunes y animarle a hacer lo que pueda.

Incluso cuando una persona sufre una lesión, es casi inevitable ponerse en sus zapatos y ayudar a esta persona para que le duela lo menos posible.

La empatía va adherida cuando compartes entrenamiento, cuando has pasado por esos momentos de incertidumbre y compartes sufrimiento.

Y esta, es de las habilidades más importantes que puedes desarrollar para tu vida, ahora y siempre.

 

Confianza

Y tras la empatía, cómo no, llega la confianza.

Aprendes a confiar en tus compañeros, en tus coach. Incluso si crees que no existe bondad en la humanidad, descubres un rayo de luz sin maldad.

Como dijo Rousseau, el ser humano es bueno por naturaleza, y en un box de CrossFit, la comunidad no le corrompe, sino que fomenta estos valores de complicidad.

A veces, incluso confiarás más en tu coach que en ti. Cuando tu coach te indique que bajes de peso, te darás cuenta que has de dejar el ego a un lado, tirar de humildad y comprender que solo quiere lo mejor para ti.

La confianza es fundamental para funcionar como sociedad. La confianza en ti y en las personas que te rodean.

 

Ego

Dejamos lo mejor para el final.

En CrossFit calibras tu ego. Hay una frase muy recurrida en el mundo de CrossFit que dice: “deja tu ego en la puerta”. En Heim CrossFit pensamos que “depende”.

El ego es ese concepto propio que tienes de ti. Y, el autoestima, es cómo lo valoras.

Bien, habitualmente se dice que dejes el ego en la puerta, para que no lleves la competitividad a los extremos, para que no desoigas los consejos de tus coach ni te precipites realizando algunos ejercicios.

No olvidemos que esto ego puede ser excesivo, pero también podemos pecar en defecto.

Efectivamente, cuando una persona va de “sobrada”, CrossFit le pone en su sitio. Siempre habrá algún ejercicio que sea su talón de Aquiles. Y estos entrenamientos van calibrando este ego.

Por suerte, los atletas más completos en CrossFit, suelen ser los que llevan más tiempo entrenando este deporte y, como hemos visto en los puntos anteriores, ya ha tenido ocasión de desarrollar la empatía, el trabajo en equipo y la resiliencia, lo que finalmente le lleva, de manera casi necesaria, a la humildad.

También nos encontramos con autoestimas realmente bajas, con personas sin ego propio, que se ven incapaces de hacer esto y lo otro.

Y aquí es donde ocurre la magia del CrossFit. Cuando una persona que pensaba que jamás saltaría al cajón, pasado un tiempo y entrenándolo, salta al cajón y hasta consigue hacer el pino. Cuando una persona que pensaba que jamás podría poner kilos en una barra, gana confianza y sube kilos, y hasta hace dominadas con fluidez.

En un box de CrossFit ocurren estos “milagros” con frecuencia, y es que calibrar el ego es necesario, tanto para arriba como para abajo.

 

 

Las personas somos capaces de lo que ni siquiera nos imaginamos. Solo tenemos que intentarlo.

Como ves, todas estas habilidades y valores, están hiper-ligados entre sí. Porque no hay empatía sin humildad, ni trabajo en equipo sin confianza, ni competitividad sin ego.

Un box de CrossFit es mucho más que un centro deportivo donde entrenas. Va mucho más allá.

Aquí entrenamos, disfrutamos y vivimos personas. Y sin emociones, seríamos simples autómatas. 

Estas son las 7 habilidades que entrenamos en Heim CrossFit, ¿añadirías alguno más?




Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *